Informacion util
El clima en la ciudad de Minas
Traducir / Traslate
Agregar a Favoritos
e-mail


 NOTICIAS DE URUGUAY

MINAS: Su nombre se debe a los numerosos yacimientos de minerales que se encontraban en las inmediaciones del arroyo San Francisco. Cosme Alvarez fue el primer vecino que intentó explotar las riquezas minerales de la zona.

Su territorio está conformado por granito y roca pizarrosa, esa especie de granito origina sierras, mares de piedra, afloramiento rocosos y amplias elevaciones.
Tiene una población de 34.661 habitantes.
Sus hermosos paisajes, son una invitación en cualquier estación del año, para ser recorridos en familia.

La Villa Concepción de las Minas fue fundada en 1784, 30 años después que el gobernador de Montevideo, José Joaquín de Viana, planteó oficialmente la creación de una población "en la zona de las minas". Los primeros 152 colonos eran asturianos y gallegos. Llegaron a la zona luego de un frustrado intento de poblar la Patagonia. El diseño de su planta urbana estuvo a cargo de Rafael Pérez del Puerto. Enclavada entre sierras, en las cuencas de los arroyos San Francisco y Campanero, la actual capital del departamento de Lavalleja queda a 121 kilómetros de Montevideo. Se destaca por su rica historia cultural, la limpieza de sus calles, el paisaje y la cordialidad de sus habitantes.
Ciudad: MINAS

RESEÑA HISTÓRICA


El comienzo de la colonización de Lavalleja se produce, en la práctica, con la fundación de Minas. Los factores que determinan esta fundación pueden ser presentados cronológicamente en la siguiente forma:
a) conocimiento en España de las posibles riquezas minerales de la zona; b) presencia de tribus indígenas que defendían su territorio de la intrusión española; e) fracaso de la colonización de la Patagonia; d) mantenimiento antieconómico en Montevideo de las familias inicialmente afectadas a aquel destino.
Las primeras noticias sobre las riquezas minerales provienen de un aventurero (Petitvenit), quien luego de recorrer estas regiones llev5 a España algunas muestras de oro y piedras a su parecer preciosas. En primera instancia esto determinó la orden real que comisionó al Coronel de Dragones Antonio Escurruchea, originariamente destinado a Potosí, a realizar antes la investigación correspondiente, para confirmar o no la veracidad de la versión de Petitvenit.
El informe de Escurruchea parece haber sido confirmatorio, dado que en 1751 llega a Montevideo una orden del rey de España por la cual se ofrecía ayuda económica a todo vecino que quisiera trabajar las minas de la región del San Francisco.
En 1759 comienza sus trabajos de prospección el vecino don Cosme Álvarez, que culminan en 1766 con un rotundo fracaso.
Paralelamente el primer gobernador de Montevideo, Mariscal de Campo don Joaquín de Viana, en 1755 recomendaba al rey la fundación de una población en esta zona con el fin de impedir la invasión de los indios y cortar el paso a los portugueses instalados en San Miguel, puntualizando al mismo tiempo las condiciones favorables para el cultivo y cría de ganado. Y por último, precipitando la decisión, pero teniendo evidentemente en cuenta los hechos antes mencionados, el fracaso de la colonización de la Patagonia desencadenaba el problema de la ubicación y del mantenimiento de las familias que iban llegando de España con aquel destino.
Como el pueblo a fundar estaría dentro de la jurisdicción administrativa de Maldonado, don Rafael Pérez del Puerto, Ministro Real de Hacienda de la ciudad mencionada, recibe la orden de dirigir la erección del nuevo centro poblado, que habría de llamarse Villa de la Concepción de las Minas; a tal efecto recibe las pertinentes instrucciones y los recursos financieros, materiales y humanos para concretar la obra ordenada.



LA FUNDACION DE MINAS

A partir de esta fundación aquel antiguo espacio vacío fue poblándose en forma lenta, fundamentalmente en razón de que la actividad económica se basaba en la explotación ganadera y además por la precariedad de las vías de comunicación, tan acentuada que cuando sobrevenían las crecidas de las abundantes corrientes fluviales, vastas
zonas del territorio quedaban totalmente aisladas de la capital.
El Poblamiento tomó un ritmo más acelerado al mejorar aquellas condiciones y cobré un mayor y decisivo impulso con el aporte migratorio, especialmente de origen español e italiano, que al instalarse en algunas zonas de Lavalleja y traer consigo sus tradiciones netamente agrícolas produjeron un cambio sustancial en la economía, pues dedicaron las áreas por ellos ocupadas a la actividad que mejor conocian, rescatándolas de la explotación ganadera extensiva practicada hasta ese momento.
En esta forma se fueron sucediendo, sin solución de continuidad,
la fundación de las localidades que en la actualidad representan los centros más poblados, además de algunas pequeñas concentraciones generalmente localizadas a lo largo de la vía férrea.
Las resultancias del cambio de actividad, generada por las corrientes migratorias, aparece certificada en la actual distribución de la población. Hemos creído conveniente marcar la. diferente acción pobladora de la agricultura con respecto a la ganadería.
Con el aumento de la población (en algunos casos anticipándosele
y en otros como consecuencia de las exigencias que el mismo planteaba), se fueron creando los nexos entre las distintas zonas; se construyeron carreteras y caminos, puentes y vías férreas, aunque respecto de esta última debemos destacar su falta de continuidad a partir de Minas.

Imprimir esta página